Tailandia con los cinco sentidos y… sin perder de vista a los peques

content_image
Muchos viajeros buscan realizar una salida en familia diferente. Conocer otras culturas y, además, hacerlo en un viaje que se sale de los programas habituales puede ser de lo más estimulante.

Eso es lo que proponemos en nuestro recorrido por Tailandia, un país con un clima tropical -caluroso y húmedo- en cuya capital, Bangkok, merece la pena visitar el  Templo del Buda Reclinado, el Gran Palacio, monumento más importante de Tailandia y antigua residencia real y el Templo del Buda Esmeralda, que es el más famoso de Tailandia y alberga el  bellísimo Buda Esmeralda, el  más venerado del país.

Es este, además, un viaje para disfrutar con la vista, con los olores y sabores, escuchando música tradicional o ‘tocando’ algunos de los animales más bellos del planeta. Si a vuestros hijos –y a vosotros, claro está- os gustan los animales… ¡este viaje será el paraíso!  Pasaremos por el Siam Ocean World,  un gran acuario con siete ambientes marinos y podremos ver cómo dan de comer a los tiburones. Visitaremos la Granja de Cocodrilos para ver muy, pero que muy de cerca a cientos de estos animales  ¡Cuidado con las manos al darles de comer! 

Visitaremos el Templo de los Tigres donde viven todo un grupo de tigres domesticados por monjes que se ocupan de sus cuidados. ¡Tendremos la oportunidad de acariciarlos! ¿Os atrevéis? También conoceremos Chiang Mai Night Safari, el más grande de Asia y el campamento de elefantes. Estos animales son todo un símbolo en Tailandia ¿Os gustaría dar una vuelta por la jungla subidos en uno de ellos?

Habrá ocasión de conocer la gastronomía  tailandesa no sólo en los restaurantes locales sino en el mercado flotante más grande de Tailandia repleto de frutas, verduras y artesanía local.  Y si a vuestros peques les gusta el algodón de azúcar, resulta que es una de las especialidades locales que probaremos en Ayutthaya. Tendremos incluso tiempo para un curso de cocina en el que aprenderemos hasta siete platos y los ingredientes… ¡los compraremos nosotros mismos! Veréis qué divertido resulta.

¿Sabíais que visitaremos el Puente sobre el río Kwai de la famosa película? Y tendremos que tomar el Tren de la Muerte, una ruta creada durante la Segunda Guerra Mundial, con el que recorreremos bellos paisajes que guardan una parte importante de la historia del país.

Seguro que os gustará visitar la escuela local de la tribu Meo, dónde podremos ver como estudian los niños, las clases… ¿estudiarán de la misma manera que en nuestro país?

También os llevaremos a una granja de orquídeas, la flor típica de Tailandia y tan apreciada, una forma preciosa de guardar en la retina las bellezas de este país que, por cierto, tiene magníficas playas como las de Ko Samet –declaradas parque nacional marino en 1981- en las que tendremos tiempo de relajarnos antes de finalizar nuestro viaje. En definitiva, un viaje para los cinco sentidos junto a la familia que estamos seguros que no olvidaréis.

Foto I  Matías Asun



Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >