New York, New York…

content_image
Como diría la canción que hizo famosa Frank Sinatra: “Me quiero despertar en una ciudad que nunca duerme”  y eso es, precisamente, lo que encontraréis en Nueva York. La urbe perfecta para pasar unos días en familia sin posibilidad de que nadie se aburra, en ningún sitio ni en ningún momento.

Es una de las ciudades más fascinantes del planeta que merece la pena visitar en cualquier época del año pero que os sugerimos que lo hagáis en Navidad y que paséis por el  observatorio del famoso Rockefeller Center en pleno Manhattan. Y si os gusta patinar o siempre soñasteis hacerlo bajo un gigantesco árbol navideño iluminado por más de 30.000 bombillas ¡Esta en vuestra ocasión! 

Os proponemos una visita muy especial para niños y grandes. Queremos que conozcáis uno de los museos más espectaculares de la ciudad, dedicado a la historia del mar, el aire y al espacio  y que alberga el famoso portaviones Intrepid.  ¿Sabíais que jugó un papel muy importante en la Segunda Guerra Mundial?

Podremos conocer el skyline de la ciudad desde el río Hudson a bordo de un water taxi y admirar la Estatua de la Libertad o hacerlo desde el teleférico que nos llevará hasta Roosevelt Island.

Y seguro que a los peques de la casa les gustará ver la maqueta de una ballena a tamaño real en el Museo de Historia Natural. ¡Que pasada!

En Nueva York la oferta gastronómica es infinita ¡Es difícil elegir! Pero nos decantamos por que podáis probar algunas de las creaciones locales como las del famosísimo restaurante Sylvia’s y su comida soul o en el Sequoia desde el que contemplar el Puente de Brooklyn.

Por cierto, en el viaje los papás tendrán oportunidad de disfrutar de tiempo libre para ir de compras o conocer cualquiera de los rincones de la ciudad mientras los niños disfrutan con su animador… ¡por ejemplo en la piscina del hotel!

Para ese tiempo libre os dejamos algunas sugerencias. Por ejemplo, una visita a la iluminadísima Quinta Avenida, la calle más famosa de Nueva York o el Empire State Building, el edificio más alto de la ciudad tras la caída de las Torres Gemelas, Times Square, la zona más viva de la ciudad, Central Park, uno de los parques urbanos más grandes del mundo o la zona cero que alojó al Word Trade Center convertida hoy en símbolo neoyorquino o incluso Wall Street, la parte financiera de la ciudad. Y si hay tiempo, algo imprescindible…los musicales de Broadway. ¿Quién dijo aburrimiento?




Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >