Un fin de año al estilo africano, en Senegal

content_image
Senegal es uno de esos países aún por descubrir en el que lo primero que sorprende es su hospitalidad, la legendaria ‘Teranga’, que acoge al viajero en un ambiente repleto de autenticidad.

Senegal cuenta con algunas de las playas más impresionantes del mundo, en las que es más que apetecible, por ejemplo, un paseo a caballo. Sus arrecifes son, además, un auténtico paraíso para los amantes del buceo.

Si realizáis un viaje en familia os sugerimos comenzar por su capital, Dakar, conocida por ser la meta –en otros tiempos- del famoso rallye. Es una ciudad ‘vibrante’, llena de mercados al aire libre, galerías de arte y exquisita artesanía, terrazas-café y una gran vida nocturna que practican sus más de millón y medio de habitantes.  

Desde allí y, vía ferry, podemos desplazarnos hasta la isla de Gorée desde la que en otros tiempos para olvidar salieron miles es esclavos con destino al Nuevo Mundo. La isla estuvo en manos de los portugueses, los holandeses, los franceses, los británicos y de todos los que participaron en el comercio. Aún hoy se conservan imponentes cañones, testimonio del violento pasado de esta isla.

 Hoy, afortunadamente, se ha convertido en una delicia para el turismo con su paisaje de casas coloniales. En nuestro encuentro con esta isla visitaremos el Lago Rosa.  Así se le conoce popularmente por el impresionante colorido de sus aguas de color rosáceo debido a su alta concentración de sales. 

Tortugas gigantes
¿Os gustaría ver una colonia de tortugas gigantes? Algunas pueden llegar a pesar más de 100 kilos y están consideradas como las terceras más grandes del mundo. Actualmente existe un proyecto de conservación de estos reptiles en Sangalkam, una población cercana al Lago Rosa.

Tendremos ocasión de conocer las costumbres de las etnias Serer y Peul visitante un poblado en la zona más rural del país, lejos de habituales rutas turísticas que nos permiten disfrutar de una experiencia diferente y auténtica. 
Algo parecido a lo que significa visitar el pueblo de Simal, en el delta del río Saloum, en una región ideal para el ecoturismo, repleta de manglares con una fauna y una flora en estado virgen que podremos conocer a bordo de una piragua con la que navegaremos por el delta y sus afluentes.

Visita a un campamento
Tendremos ocasión de alojarnos en un campamento en Simal construido con materiales locales y los pequeños más futboleros podrán ‘medirse’ en un partido con los niños de la población local. ¡Seguro que resulta divertido!

Y después de realizar una auténtica cena fría frente al río, las mujeres de la cooperativa compartirán con nosotros sus bailes tradicionales y su folklore.

Después la ruta nos llevará al pueblo balneario de Saly, al sur de Dakar, donde disfrutaremos de una Nochevieja diferente, al estilo africano, pero antes pasaremos por la mítica isla de Fadiouth, habitada por pescadores que hoy en día combinan las actividades tradicionales pesqueras con el turismo. ¿Sabíais que esta isla también recibe el nombre de la “Isla de la Concha”? La razón es que la recorrer sus estrechas callejuelas notaremos que las conchas van crujiendo bajo nuestros pies, y conoceremos un mundo tradicional que se resiste a cambiar. 

De ‘safari’
Visitaremos la Reserva Natural de Bandia, dónde tendremos la oportunidad de adentrarnos con vehículos en la gran reserva y ver diferentes tipos de animales en su estado más salvaje como jirafas, rinocerontes, cocodrilos, cebras, monos… ¡Qué guay!

Y para los más atrevidos nos adentraremos en el Parque aéreo Accro- Baobab Adventure para escalar impresionantes baobabs, tirarnos en tirolina, realizar pruebas de obstáculos… ¿Quién se apunta?
¡A bailar!

En nuestro último día en tierras nos trasladaremos a una escuela de baile dónde entre ritmos de Djembés nos enseñarán a mover el cuerpo como un auténtico africano. 
Después de tanto ejercicio, que mejor que relajarnos un poco y disfrutar de nuestro hotel, la playa, su piscina… y por la tarde visitar el mercado de  Mbour. Allí regresan los pescadores de faenar en el mar y resulta uno de los escenarios más bonitos para disfrutar.
Habrá que aprovechar las últimas horas en este fascinante país porque la aventura toca a su fin… ¡Hasta la siguiente!




Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >