Desembarcamos en Cerdeña, la bella desconocida

content_image
A la isla de Cerdeña puede llegarse en barco, hasta Porto Torres, una de las ciudades que aún conserva numerosos vestigios romanos como el foro o algunos interesantes templos. 
Cerdeña es casi casi una novedad entre las posibilidades turísticas de todo el mundo porque hace relativamente poco tiempo que ha abierto sus puertas de par en par a descubrir sus tesoros que, quizá, habían pasado un poco desapercibidos frente a las más conocidas ciudades italianas.
Por eso, el viaje puede ser toda una sorpresa para el viajero, por ejemplo, al descubrir uno de sus pueblos más característicos como es Castelsardo, situado al borde de un acantilado con y unas preciosas vistas sobre el mar. Es una de las excusiones imprescindibles si se visita la isla. Una ciudad conocida por la fabricación de cestas y… por las deliciosas langostas.
Si tenéis ocasión, merece la pena ver la isla desde la perspectiva que nos da un barco. Os proponemos tomarlo en Alghero, una población que debe su nombre a las algas marinas y que fue conocida como Barcelloneta cuando se encontraba bajo dominio español. ¿Sabéis que podremos ver algunos delfines mientras recorremos la costa en barco? Seguro que gustará a toda la familia. 
Habrá tiempo también para el relax en algunas de las mejores playas del mundo, en la provincia de Sassari y disfrutar de una gastronomía sarda, de influencia mediterránea, repleta de platos a base de carne de cordero y cabrito regada con excelentes vinos. Resulta muy interesante conocer los procesos de elaboración de los caldos en alguna de sus bodegas.
Para los amantes de la naturaleza en estado puro, lo mejor es visitar la Reserva Natural de Capo Caccia con una escalera de 665 peldaños colgando sobre el mar y que conducen la entrada de la Cueva de Neptuno, una de las más impresionantes del Mediterráneo.
¿Y qué tal un paseo a caballo al caer la tarde? Es otra de las ideas que os proponemos, sobre todo, para que la disfruten los más pequeños de la casa…recordad, siempre acompañados de su monitor que les preparará divertidos juegos y podrán vivir alguna que otra ‘aventura’ compartida con más niños.
Una mágica experiencia que viviréis en esta isla con aguas cristalinas que, por cierto, harán las delicias de los amantes del buceo. ¿Os apuntáis?
Foto I Echiner1



Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >