La aventura de viajar con niños

content_image
Tenemos el verano a la vuelta de la esquina y todos empezamos a pensar en tomarnos unas buenas vacaciones. 
Si vais a viajar en familia, con vuestros hijos, lo mejor es planificar con suficiente antelación. ¿Qué cosas no debo olvidar en la maleta de los peques? ¿Qué actividades podemos realizar para pasarlo bien juntos? Son preguntas que nos hacemos antes de iniciar la aventura viajera.
    •    La ropa ha de ser suficiente –incluso algo más para imprevistos- y  adecuada al lugar que visitamos. No estará de más informarnos del clima, sobre todo, si nos desplazamos al extranjero.
    •    Un pequeño botiquín con pastillas o chicles para el mareo si nuestros hijos son propensos, algunas tiritas, aspirinas y protección solar adecuada para los más pequeños.
    •    La documentación médica necesaria.
Después, seguro que nos gusta aprovechar al máximo el tiempo de ocio que pasamos con nuestros hijos y, a la vez, disfrutar de esos momentos “para uno mismo”. Todo puede combinarse con una buena organización. Viajar puede ser muy divertido para toda la familia y una auténtica aventura de aprendizaje para los pequeños.

¿Cómo serían unas vacaciones donde los niños puedan estar con amiguitos de su edad y, acompañados por un monitor profesional?
 
Sin salir de España quizá os apetezca un ratito de relax en playas paradisíacas, mientras los más pequeños disfrutan de actividades especialmente preparadas para ellos. 
Podréis conocer la experiencia del agroturismo, de una ruta en kayak por el mar, de un paseo en bicicleta… ¿Quién dijo aburrimiento? Seguro que os gustará enseñar a “los reyes de la casa” que Menorca es conocida por su “caballo menorquín” y por sus fiestas en las que los caballos negros hacen el “Bot”, y se levantan sobre sus patas traseras.

O quizá estéis pensando en un viaje fuera de España. Conocer mundo y mostrarlo a vuestros hijos. Tal vez hablarles de tesoros escondidos en las playas de Cerdeña o en la ciudad medieval de Carcassonne, aprender cómo se hacen el queso y el aceite en la Toscana y tras una visita a Florencia descansar mientras los niños se entretienen con manualidades junto a su monitor.

Para los amantes de la naturaleza… ¿Qué os parece un avistamiento de ballenas en las islas Azores,   dar de comer a los tiburones en Tailandia o contemplar la “Chimenea de las Hadas” en Capadocia?  Es posible que algunos se decanten por conocer el proceso de elaboración de la cerveza en Irlanda. Y vosotros… ¿Qué elegiríais?



Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >